Portal dos Correios
Correios de la A a la Z

Carteros en Brasil

Referencias Históricas

Todos los años, el día 25 enero, la Empresa Brasileira de Correios e Telégrafos celebra el Día del Cartero.

La fecha rescata la memoria de la creación el 25 de enero de 1663 del Correo-Mor en Brasil, cuyo primer titular fue Luiz Gomes da Matta Neto, que ya era el Correo-Mor del Reino, en Portugal.

Con su nombramiento, comenzó a funcionar el Correo en Brasil como una organización paraestatal y calificada para recibir y expedir toda correspondencia del Reino.

El 19 de diciembre del mismo año, fue nombrado para el cargo de asistente del Correo-Mor en la Capitanía de Rio de Janeiro el alférez João Cavaleiro Cardoso.

Es válido observar que la palabra correo también significa cartero, mensajero, aunque el servicio de cartero, tal como lo conocemos hoy, solamente haya tenido inicio, en Brasil, en el periodo de la Regencia, en el siglo XIX.

Aun con la con la creación del Correo-Mor en el Brasil Colonia, la entrega de las correspondencias hasta mediados del siglo XIX era muy precaria. Las personas eran reacias a pagar los servicios del correo, prefiriendo usar mano de obra gratuita, como los troperos, los bandeirantes y los esclavos.

En la historia postal brasileña tenemos un cartero que se hizo notable: Paulo Bregaro, quien llevó al príncipe Don Pedro las noticias de Portugal que dio origen a la Independencia de Brasil.

Las palabras proferidas por el Consejero José Bonifácio de Andrada y Silva, al recomendar prisa en la entrega de las correspondencias, todavía hoy siguen sintetizando la mística del trabajo responsable del cartero: «Fatigue y reviente cuantos caballos sean necesarios, pero entregue la carta con toda urgencia» - segundo una versión. «Si no revienta una docena de caballos en el camino, ¡nunca más será correo; vea lo que hace!» - Según otra.

Por su acto, Paulo Bregaro es el patrono de Correos.

En 1835 el Correo de la Corte empezó a hacer la entrega de correspondencia a domicilio. Hasta entonces, solo tenía derecho a esa concesión, por el Reglamento de 1829, las casas comerciales y los particulares que pagasen una contribución anual (de 10 a 20 mil réis).

En 1852, el telégrafo fue introducido en Brasil y las personas que hacían la entrega de telegramas eran llamadas mensajeros. Cartero es la designación privada del servicio del Correo. Hoy, la palabra cartero es utilizada indistintamente para la entrega de cartas y de telegramas.

La Repartición General de los Telégrafos estaba separada del Departamento de Correos; recién en 1931 es que se hizo la fusión de los dos servicios, creándose el Departamento de Correios e Telégrafos - DCT.

El 20 de marzo de 1969, el antiguo DCT fue transformado en la Empresa Brasileira de Correios e Telégrafos - ECT.

Los Carteros en los días de hoy

Para atender a un país con dimensiones continentales como Brasil, y hacer la entrega de los 8,3 mil millones de objetos por año, la ECT posee en sus cuadros más de 56 mil carteros, lo que representa más de la mitad de los efectivos de la empresa.

De este total, cerca del 10% son mujeres.

Juntos, los carteros de Brasil recorren por día cerca de 397 mil kilómetros, el equivalente a casi 10 vueltas completas alrededor de la Tierra

Antes de salir a las calles para entregar las correspondencias, los carteros realizan una parte de su trabajo en Centros de Distribución Domiciliaria (lugar donde la carga postal es separada por orden de calles y de numeración) y Agencias de Correo con distribución domiciliaria (agencias pequeñas).

Además de la misión de entregar las correspondencias, no raramente el cartero es un líder comunitario, dedicándose también para el bienestar de su comunidad. Este liderazgo es fácilmente reconocido y acreditado al prestigio personal que este dedicado profesional tiene ante su empresa y su familia.

Los carteros son también responsables por la difusión de importantes campañas de concientización de la población y promoción de la ciudadanía. Pueden ser citadas las campañas ya realizadas de incentivo al combate al dengue, lactancia materna, donación de sangre y de medula ósea.

Actúan también, en acciones para la mejora de sus condiciones de trabajo, como en la campaña de concientización para la correcta instalación de los buzones de correo, fuera del alcance de los perros, para garantizar tanto la integridad de los carteros como la de los objetos postales.

Ejemplo de acción de carácter social que involucra los carteros y que han tenido gran receptividad es la del Papa Noel en Correios. Desde 1997, cuando se transformó en proyecto corporativo, pasó a ser desarrollado en todas las 28 Direcciones Regionales.

En 2009, dos Estados probaron un nuevo modelo para el proyecto, según el cual solo pueden participar niños que cursan hasta el último grado de la 1ª etapa de la Enseñanza Básica (o sea, hasta el 4ª grado o 5º año) de instituciones de enseñanza públicas (municipales, estaduales o federales), además de guarderías y abrigos. La intención es contribuir al alcance del 2º.

Objetivo de Desarrollo del Milenio de la ONU – Educación Básica de Calidad para Todos. En 2009, Correios recibió 1.981.000 cartas, siendo que 21% fueron adoptadas. El proyecto contó con el apoyo y la participación de 3.818 voluntarios internos, 669 voluntarios externos y 462 alianzas.

Los presentes son entregados por carteros u otros empleados de Correios en regiones de bajos recursos en los grandes centros urbanos.

A propósito de la confianza en este profesional, el cartero – la cara más visible de la empresa - mucho contribuye para el elevado concepto que la institución Correios tiene en la población. Encuestas realizadas cada dos años, en promedio, por la ECT confirman esta realidad: los resultados generales obtenidos superan el 90% de confianza en Correios.

La profesión de cartero, además, es la segunda más confiable en Brasil y la cuarta más confiable en el mundo. Fue lo que reveló una encuesta hecha en Brasil, en los Estados Unidos y en Europa y divulgada en 2009 por el Jornal Hoje, de la Rede Globo. De acuerdo con la encuesta, en Brasil los carteros tienen 90% de confiabilidad, atrás solo de los bomberos y al frente de médicos y profesores.

En el mundo, los carteros tienen la confianza de 81% de los entrevistados, junto con médicos y atrás de bomberos y profesores.

Mucho se ha hablado del cartero como profesional, mensajero de buenas y malas noticias.

Mientras tanto, aquel que fielmente cumple su misión, siendo el eslabón principal entre las personas, independientemente de la distancia, es, por sobre todo, un admirable ser humano.

Un brasileño que, como todos los demás, tiene alma y corazón. Alma para entender el espíritu de su semejante y ofrece su hombro amigo en el primer momento después de recibir una información desagradable. Corazón para percibir el brillo en la mirada de quien recibe aquella tan esperada noticia de una persona querida.

Correios tienen en el cartero a su más representativo símbolo de identidad ante la sociedad. Es la imagen de la empresa que, junto con millones de correspondencias, llega diariamente a los diversos hogares brasileños.

El cartero, esta figura simpática que, por pasar todos los días por nuestras casas, es fácilmente adoptado, involuntariamente, por la familia. ¿Quién no escuchó ya la expresión «mi cartero» o «el cartero de casa»? Esta es la forma como tratamos a nuestro cartero.

Nuestro amigo de todos los días. Aquel que, con lluvia o con sol, siempre pasará por nuestra puerta dejando un mensaje de alguien que se acuerdo de nosotros.

Para que los carteros puedan desempeñar su actividad con seguridad y calidad, Correios posee equipos destinados a la búsqueda constante por mejoras en las condiciones de trabajo.

Como resultado, hace varios años la ECT brinda a los carteros capacitación y equipos especiales, como bolsa, calzado, gorra, anteojos de sol, protector solar y uniforme adaptado a las condiciones climáticas de cada región de Brasil.

En 2010, los carteros cambiaron las antiguas bolsas por un nuevo modelo, con garantía de más comodidad y confort en la entrega de las correspondencias. Es la primera bolsa ergonómica de cartero, resultado de un estudio técnico cuidadoso de la empresa en colaboración con la Universidad Federal de San Carlos (SP).

Los mismos carteros también participaron del proceso, evaluando este accesorio de trabajo y opinando sobre la eficiencia de los diversos prototipos elaborados.